Blog

un super mundo

Los colonos seguirán celebrando este día por toda la eternidad a lo largo y ancho del universo. Fue el día más bello en la vida de muchos habitantes de la tierra, pero también el día más raro. Después de la fiesta, un Súper Mundo Feliz volvió a la dinámica de siempre. El mundo funcionaba tal y como había venido haciendo hasta ahora, solo que sin dinero. Todo estaba igual que el día anterior, salvo por un pequeño detalle que lo cambiaba todo. De ayer a hoy habían pasado cuarenta y cuatro siglos. En toda la red del planeta no se hablaba de otra cosa: ¿por qué hoy estábamos a 12 de Mayo del 4012?, se preguntaban los terrícolas. Los primeros que pusieron el grito en el cielo en internet fueron los historiadores. La biblioteca universal, los archivos, la historia, al fin y al cabo, del planeta tierra estaba en un serio problema de orden cronológico. Los habitantes del planeta tierra expresaban en la red su preocupación. Sincrónicamente, ahora vivían en dos tiempos diferentes, en el 2112 y en el 4112. El tiempo mental decía una cosa; el programa, otra. Estaba claro, tal y como concluyeron mayoritariamente en la red, que había que cambiar el programa. La palabra ayer no podía ser entendida por los ordenadores como cuatrocientos siglos después, sino como el día anterior al que marca el ordenador. Todas las crónicas que usaran los pronombres de referencia de tiempo como ayer u hoy estarían equivocadas. Y los sistemas de recuperación y manipulación de la información de manera automática también cometerían muchos errores, imposibles de corregir a mano. Esto hizo que todos los ojos se dirigieran a los informáticos. Estos examinaron el programa de un Súper Mundo Feliz pero sus conclusiones aumentaron aún más la sorpresa de la población mundial. No comprendían el lenguaje de programación con el que estaba hecho, por tanto, no lo podían descodificar. Este hecho agitó bastante a la población. Hacer un programa en código cerrado no estaba considerado delito entre los habitantes, simplemente estaba calificado de tontería, contrario a la filosofía de Un Súper Mundo Feliz, adictos a que la producción individual fuera útil e hiciera feliz a los demás. La cosa se estaba poniendo al rojo vivo. En internet, comenzaron a circular los primeros comentarios, agrios al principio, exaltados después, sobre la condición humana. Debatían en los foros virtuales, así como en la antigua Grecia lo hacían en los foros reales, sobre si la maldad era intrínseca a la condición humana, es decir, si el hombre era malo por naturaleza, y sobre si, tarde o temprano, dicha maldad terminaría arruinando la empresa del amor.

A todos los fans de Universo Borg:
estamos actualizando la web.
Esta es una versión de mantenimiento.
Disculpad las molestias.

Got it!
X