anaroecich

Aunque la historia de la pseudohistoria, esto es, la historia paralela y alternativa que corre de conspiranoico en conspiranoico, e incluso, entre aquellos que han convertido la pseudo historia oculta en una profesión con la que hacer dinero, el apellido Roerich es famoso entre ellos por ser ostentado por un hombre, sepan ustedes que fue Ana Roerich, sí, yo, y no mi marido, quien pasó a formar parte de los registros ocultos e invisibles de los colonos, y que mi esposo fue, nada más, pero tampoco nada menos, que un instrumento para que yo llevara a cabo la misión que los invisibles de grado tres le habían encomendado, ya que solamente fui yo y solo yo la que entró en Shambala.

Las tres piedras que mi marido, un simple mensajero, le entregó a los líderes de la humanidad en aquel tiempo me fueron cedidas a mí bajo las clarísimas y oportunas instrucciones de Noé, que los invisibles de grado tres, a las puertas de Shambala, me supieron trasladar en su lengua madre.

La gran guerra se avecinaba y esto era un hecho, y toda la obra de Noé, construida piedra a piedra durante diez mil años estaba en peligro. El toroide arquitectónico, construido en torno a las líneas de la ley, estaba en serio riesgo de destrucción, y sin él, la llegada de Un Súper Mundo Feliz podía quedar seriamente comprometida, hasta el punto de llegar a alargarse otros mil años más, y quién sabe si llegaría nunca, ya que si Noé no cumplía el plan, entraban en un futuro incierto, difícil de predecir y de calcular computacionalmente con las reservas de energía del momento.

A todos los fans de Universo Borg:
estamos actualizando la web.
Esta es una versión de mantenimiento.
Disculpad las molestias.

Got it!
X