Blog

amy

La primera vez que escuché a Amy me acordé de esa frase de Stalin que decía: no quiero escuchar música, porque me siento tierno, y me dan ganas de acariciar a la gente.

Amy me movía el corazón, me lo reblandecía, me lo teñía de blanco y me hacía sentir débil, y este poder que tenía sobre mí era algo inadmisible para alguien como yo.

 

Mensaje al lector
Acceso a fans de grado 10.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A todos los fans de Universo Borg:
estamos actualizando la web.
Esta es una versión de mantenimiento.
Disculpad las molestias.

Got it!
X