Autor: Miguel Legüim y Alma Kaplan
Serie: Las Aventuras de Andrea y Andrés
Vol: 3
previa: La Orden de los Caballeros Tímidos
Continuación: París siglo XXII
ISBN-13: 978-1484931745

Presentación
La Mesa del Tiempo es la tercera parte de la saga de Las aventuras de Andrés y Andrea escrita por el autor en el año 2012.

Obra cumbre de Miguel Legüim, con una escritura fuertemente consolidada, de la que Alma Kaplan confiesa haber re-escrito más bien poco en relación a las primeras obras del autor tales como Fantasías Mínimas, La Máquina de los Abominables o la primera parte del Capitán Miguel.

Novela de una estructura temporal compleja, por lo que supone los saltos en el tiempo, y que según el autor supuso un ensayo para lo que luego vendría en TemoHistoriadores.

La Mesa del Tiempo es un fabuloso homenaje a la figura de Cervantes y a su obra Don Quijote de la Mancha, y aporta una interpretación nueva a la misma, dentro del universo de ficción de ambos escritores.

En TempoHistoriadores y en Kapitalismo Sauvage se retomará la figura de Cervantes, que cumple un papel de suma relevancia en la trama invisible de la humanidad, y que nos ofrece una visión muy particular de la vida del escritor, reinterpretando aspectos de su biografía hasta la fecha no conocidos ampliamente.

Sinopsis
La pandilla de Andrea y Andrés se enfrenta a una nueva y trepidante aventura. Una nueva tecnología ha salido a la luz. Las puertas del tiempo se han abierto y nuestros personajes viajarán a la China imperial, a la batalla de Lepanto y a la época de Don Quijote.
Reclamo
Bien, soy el narrador y desde aquí quiero expresar una queja formal a mis amigos los lectores para que me secunden. Me han obligado a narrar al escritor como si fuese un personaje más, porque ahora resulta que estas aventuras son hechos históricos. Sí, han leído bien. Pero no los hechos históricos que conocemos ya, no, resulta que todo ocurrió de otra manera. A ver: un dinosaurio y un dragón peleándose en la antigua china. El Gato viene del futuro. La moto de Andrés que aparece cuando Don Quijote se dispone a asaltar el castillo hinchable de Castigo Villanoz, ¡si hasta el caso Roswell va a resultar ser verdad! No es difícil confundir la nave del capitán Nemo con un OVNI, lo entiendo… Pero que fue una serpiente de acero y no Antoine quien destrozó las aulas de química y de música, eso sí que no me lo creo. Reconozco que llegué tarde, aun así, quiero que mi reputación de buen narrador siga indemne. Estáis advertidos de lo que os espera.
Capítulo 1
Caminaba el ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha a lomos de su corcel Rocinante por las calles de Toledo. A su lado, Sancho, su fiel escudero, iba escuchando lo que este le decía: “¿Lo ves, Sancho? Seremos inmortales. Esta es la gracia que nos concederá la Mesa del Tiempo…”

¡No, no, no! ¡Me voy a volver loco! ¿Por qué estoy pensando en esto ahora? Exámenes y más exámenes. Este examen de literatura me va a matar. No sé qué poner. Cuanto más intento concentrarme en la pregunta, más se me vienen a la cabeza estos pensamientos que ni yo mismo entiendo de dónde salen. Y es que tantas aventuras a mis espaldas…

Mis amigos, Andrea y yo hemos vivido momentos dignos de ser registrados por la historia o, mejor dicho, por la tempohistoria, y, a causa de esto, no nos hemos podido ocupar de otros menesteres más cotidianos como, por ejemplo, preparar con suficiente antelación los exámenes del primer trimestre. Con el rabillo del ojo, veo a Ernesto y a Andrea que no paran de escribir; parece que son los únicos que hacen algo, porque el resto está más parado que yo.

Delante del examen, las intrigantes palabras de Ernesto vuelven a sonar en mi cabeza sin que yo pueda hacer nada por evitarlo. Ernesto, ahora convertido en caballero y guardián de la zona por la Orden de los Caballeros Tímidos, tiene el permiso del Caballero Negro para compartir con Andrea y conmigo asuntos de la Orden calificados de alto secreto. Entre ellos, está lo que nos ha contado hoy a Andrea y a mí, y que supera con creces lo vivido en la aventura anterior con la Orden de los Caballeros Tímidos.

Como tantos otros, siempre me he preguntado si la humanidad conseguiría finalmente viajar por el tiempo. La verdad es que es una posibilidad que echa a volar la imaginación de cualquiera, no solo la mía. Según las palabras de Ernesto, los viajes en el tiempo existen. De hecho, según él, en estos momentos, ya hay hombres del futuro que están viajando por el tiempo. Muchos de ellos lo habrán hecho ya por nuestro pasado, otros puede que lo estén haciendo por nuestro presente, y otros puede que se dirijan a lo que para nosotros es un oscuro futuro y, para ellos, un claro pasado. Son los tempohistoriadores, así es como los ha llamado Ernesto.

 

COMPRAR

Otras Portadas


BOOK TRAILER

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Pinterest
Instagram